Sesión de fotos arrancando

Imaginaos el panorama: Guadalajara casi frontera con Soria, campo abierto, ocho de la mañana de mediados de noviembre… En resumen, un frío de morirse. Y tal vez sea eso lo que más me emociona de estos chicos que han vuelto, una vez más, a estudiarme: qué aguante ante este frío que escarcha hasta el rocío de la hierba.

Si ayer me acordaba de mis anteriores visitantes, hoy he experimentado nuevos avances en esto de la Arqueología. Sí, es cierto que conozco los sondeos (han abierto dos) que, para los que no les hayan medido ni puesto una cuadrícula encima antes, es un método para delimitar mi área de trabajo, así cuando encuentren algo sabrán reubicarlo luego según donde haya aparecido. Vamos, que me han hecho cosquillitas midiendo dos sondeos de 3×4 m a ambos lados de mi estiloso corredor y los han definido con cuerda elástica roja para que puedan verla bien y no pisarla (lo que no ha tenido tanta gracia ha sido lo de clavarme las estacas, pero se les perdona todo a estas juventudes).

_MG_8848.jpg

Eso sí, lo que nunca había visto hasta ahora ha sido lo de la estación total que permite geolocalizar mis puntos y cotas respecto a otros puntos geográficos de relevancia (sí, muy moderno s’ha vuelto todo esto).

Y también lo de la fotogrametría, que también tiene su chicha. Antes, Osuna me tuvo que dibujar como a una señora francesa aunque con medidas muy cuidadas. Se veía que requería su tiempo sacar un plano muy detallado de mí, pero claro, yo tengo mi importancia y los dibujos a mano alzada son muy poca cosa. No, no, señores ¡Menudos quebraderos de cabeza damos los yacimientos en lo que dibujo arqueológico se refiere! Pero estos chicos son listos y no se complican ni se arriesgan a sacar dibujos llenos de errores por las medidas y las escalas. Estos chicos han establecido unos marcadores en torno a mi figura y, valiéndose de escalas en jalones y de una cámara con pértiga han sacado fotos muy bien localizadas de mí.

Para los que no sepan, la fotogrametría simplifica mucho el dibujo ya que combina el detalle de la fotografía con la precisión de las medidas geométricas. Tiene un gran abanico de aplicaciones, como todas estas cosas futuristas, y esta vez les permitirá a estos “arqueologillos” definir mejor mis magnitudes, ya que tomarán como referencia los jalones para medirse con precisión.

_MG_8878.jpg

Y, cómo no, también han empezado a tocar mis primeras capas de tierra que no, no me quitan el abrigo porque no paso frío (ventajas de ser pétrea) e identificar los primeros hallazgos en superficie que meten en bolsitas bien identificadas (de plástico, para que no se estropeen con la humedad que sueltan los materiales) y han tomado cotas. Hace mucho que no prestan tanta atención ni cuidado a lo que hay en mí y eso se agradece.

Vamos, que me están encantando estos chicuelos y sus ideas. A ver si pueden encontrar mis límites que ya ni yo recuerdo dónde estaban.

¡Un abrazo de dolmen para mis #microliters!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s