Despertando…

Me dijeron que vendrían hoy, pero por aquí no ha aparecido nadie. Y eso que daban lluvias, pero hoy aquí lo único que ha caído ha sido un frío intenso a pesar del sol.

Antes de seguir, me presento, soy Dolménica o así me han querido llamar. Soy un ente, un alma, una voz de otro tiempo. Atrapada en este mismo lugar desde hace al menos 6000 años.

Resido en un pequeño pueblo de Guadalajara, en Anguita y soy la voz del Dolmen del Portillo. Y en este blog que he abierto, porque como buen reloj casio en película de romanos, estoy completamente descontextualizada, os voy a contar lo que sucede en mi, y en mi entorno con un grupo de arqueólogos que vienen a rescatarme del olvido, a mi y a aquellos que aun habitan estas tierras.

Y hoy, aunque sea un principio, estoy de bastante mal humor. El otro día vinieron a verme de forma fugaz y completamente de sorpresa un grupo de tres arqueólogos. Uno de ellos se llamaba Rosa Barroso, profesora de la Universidad de Alcalá. Los otros dos creo que eran de una asociación o algo así llamada LURE, y sus nombres, Lourdes y Jesús.

Y de su conversación pude entender que hoy, lunes día 7 de Noviembre, empezarían a trabajar en mi. A quitarme la “mala yerba” que ha crecido en mi entorno, para verme de nuevo lustrosa.

Pero hoy aquí no ha venido nadie. Como soy incorpórea y puedo moverme cual ánima errante, me he acercado hasta Anguita pueblo donde tienen su residencia estos locos arqueólogos.  Y he podido ver, que son 6. He podido reconocer a Lourdes y a Jesús y conocer, aunque sea así, espiando a través de las ventanas, a Esther, Helena, Ron y Marta.  Sangre nueva para la arqueología, dispuestos a pasar un frío intenso y a aguantar las inclemencias de este tiempo, con tal de conocer más cosas de mi ¡Si pudieran preguntarme si quiera!

El ayuntamiento de Anguita ha sido muy amable sin duda y les ha dejado una casa rural que hay a la entrada del pueblo. Han tenido que pelear duro con la calefacción que ha despertado de un letargo casi tan grande como el mío pero al fin, ha funcionado.

Han ido a buscar provisiones para toda la semana a un pueblo que llaman Siguenza. No sé dónde está, hasta allí no estoy autorizada a ir. Pero no debe estar muy lejos y, por lo que cuentan, debe ser un lugar a visitar ¡Ay si pudiera!

Cruzo los dedos para que mañana vengan y me conozcan por fin. Mientras eso sucede, me despido de vosotros, lectores, mis lectores, un saludo desde la memoria.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Despertando…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s